09 noviembre 2012

Reflexiones de la Buena Pipa. HOY: Creo

Creo que se puede llorar a carcajadas y reír hasta las lágrimas.
Creo que soy mejor cuando no me doy cuenta.
Creo que no siempre es bueno darse cuenta.
Creo que la gente vive en el recuerdo del otro.
Creo que cada vez que alguien me recuerda, vivo más.
Creo que el olvido es mi peor sentencia.
Creo que el tiempo es como una calesita: siempre perseguimos el mismo caballito verde que sube y baja...y no llegamos.
Creo que está bien que no lleguemos al caballito verde porque llegar es terminar y no está bueno.
Creo que empezar es siempre mejor.
Creo en empezar siempre.
Creo en mí en los ojos de los demás.
Creo en la Luz.
Creo en las puertas abiertas y las ventanas sin mosquitero.
Creo en los chupetines de muchos colores y en los chocolates.
Creo que comer pizza con la mano es un privilegio divino.
Creo que un parpadeo puede durar un segundo o 18 años.
Creo que es perferible una cicatriz a la nada.
Creo que la felicidad es un momento y creo que la vida son muchos momentos.
Creo que el amor tiene que ser  a veces rosado y otras azul,  como el vestido de la Bella Durmiente.
Creo que crecer está bueno, cuando le pasa a otro.
Creo en el primer llanto de un bebé y en la risa en las hamacas.
Creo que se puede vivir en un tobogán toda la vida.
Creo en Peter Pan y en Campanita.
Creo en Rapunzel y en las brujas.

Creo en las brisas y en los huracanes.
Creo en mi voz y en la tuya.
Creo en mis siglos y tus años.
Creo en las manos abiertas más que en los puños cerrados.
Creo en los abrazos en la lluvia.
Creo que el sol en la cara es un premio.
Creo en este "hoy" y en tu "mañana".
Creo que es momento de dejar de escribir...por ahora.
Creo.

3 comentarios:

Eleonora Eberle dijo...

Qué felicidad me da encontrarte en Blogger... y así tener la primicia de tu post.
Hermoso tu credo, el de hoy. Con los pies en la tierra y la mirada llena de mañanas. En el instante y en el gesto. Esos que nos recuerdan que la vida vale la pena.
Porque creemos en muchas de las mismas cosas, nos encontraremos siempre en la sonrisa y en el abrazo, aunque sea a la distancia. Allí estaré.

Laura Esponda dijo...

Dice la tía Laura que la pucha, que la emocionaste... Dice que cree que cada vez que escribís, le crecen jazmines que en realidad son pájaros que en realidad son alas que en realidad...
La mandé a dormir, cada vez está más delirante. Se va murmurando que no cree que te quiere, que de eso, está segura.

La otra dijo...

Yo también, boluda